Contacta conmigo

Producción de cine

No te preguntes qué puede hacer un YouTuber por ti

“Alianza” es la palabra clave.

Publicado

on

El día de su investidura, el 20 enero de 1961, John F. Kennedy pronunció una de sus frases más recordadas. Aquello de “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por tu país”.

¿Qué tal si llevamos la cita a nuestro terreno?

“No te preguntes qué puede hacer una marca por ti, pregúntate qué puedes hacer tú como YouTuber por la marca.”

O viceversa:

“No te preguntes qué puede hacer un YouTuber por ti, pregúntate qué puedes hacer tú como marca por un YouTuber.”

 ¿Creéis que muchos marketeros o influencers se hacen alguna vez esta pregunta?

Me temo que no. Y ese es el problema, creo. Que ni unos ni otros han entendido la gracia del nuevo paradigma que se nos plantea.

Por un lado las marcas no pueden ver a los YouTubers como los nuevos celebrities porque son mucho más que eso. Para empezar porque tienen mucha más influencia, engagement y credibilidad sobre sus comunidades de seguidores que las que consiguen alcanzar los “famosos tradicionales”. Sus seguidores son de más calidad. Realmente tienen una conexión.

Pero más allá de eso, porque cuando una marca recurre a un deportista, a un cantante o a un actor famoso para difundir su mensaje utiliza a este como un altavoz. Un altavoz bonito, pero un altavoz nada más. El deportista, cantante o actor de turno no interviene en el proceso creativo de la campaña ni mucho menos la ejecuta. Son (y perdón por la expresión) una “herramienta” más del marketero. Una herramienta que por supuesto da buenísimos resultados a algunas marcas con targets determinados.

Sin embargo, las marcas tienen que entender que los YouTubers son otra cosa. Que no están contratando la imagen de un famoso remunerado ni un canal de distribución ni un espacio publicitario, sino que se están aliando con un productor de contenido. No solo es una cara bonita con muchos seguidores. Es alguien que sabe qué tipo de contenidos les gustan y están esperando sus fans y que sabe cómo producir ese contenido.

Un productor que ha trabajado duro por crear la comunidad que hoy en día le respalda y por encontrar el estilo y el tono que adoran sus fans. Y eso hay que respetarlo al máximo porque para una marca ese video quizás solo sea “una campaña más”, pero el creador lo que se está jugando es su mayor activo: su credibilidad. Y no quiere, ni puede permitirse, defraudar a todas esos fans a los que debe su éxito.

Al mismo tiempo los creadores no pueden perder el foco de lo que es una marca: una organización que tiene como fin último ganar dinero. No invierten en publicidad porque sí. Por ser divertidos. Quizás quieran hacer un video divertido pero si invierten es porque quieren crecer, vender más, mejorar su posicionamiento… en resumidas cuentas: obtener resultados. Por eso es importante que también los creadores se pongan en su lugar y comprendan la responsabilidad de la alianza que están haciendo con esa marca.

“Alianza” es la palabra clave.

Y preguntarse:

¿Qué puedo hacer yo como marca para que este contenido que voy a producir de la mano de este influencer sea un éxito? ¿Estoy contando con él desde el principio y le estoy haciendo partícipe de la estrategia? ¿Estoy confiando en su forma de producir los contenidos? ¿Estoy dispuesto a renunciar a parte del control creativo? ¿Tengo unas expectativas realistas de lo que él me puede ofrecer? ¿Le estoy dando los medios y los tiempos necesarios?

¿Qué puedo hacer yo como influencer para que este contenido que voy a producir de la mano de esta marca sea un éxito? ¿Estoy entendiendo bien cuál es el ADN de la marca y lo estoy teniendo presente en todos los factores de la producción? ¿Estoy entendiendo realmente cuales son los objetivos de la campaña? ¿Estoy verdaderamente enfocado en los resultados que persigue la marca?

En aquel mismo discurso que citaba al principio, Kennedy había dicho minutos antes: “exploremos ambas partes qué problemas nos unen, en vez de insistir en los problemas que nos dividen”. Y creo que esa es la clave. Las marcas y los creadores de video que sepan ponerse uno en el lugar del otro y comprender, cuando trabajen en conjunto, que lo que están haciendo es una alianza (con sus pros y sus contras) vs una relación contractual serán las que destaquen en esta industria.

Una industria que además, desde mi punto de vista, está viviendo una nueva gran transformación. De hecho estamos viendo como todas las MCN están cambiando su modelo porque se han dado cuenta que el negocio no está tanto en monetizar la publicidad de YouTube de cientos de canales, como en sacar provecho al talento de los creadores de esos canales para producir contenidos digitales de alta calidad para los grandes players y las grandes marcas.

Tras una etapa de transición donde los creadores de video (viners, YouTubers, instagramers, snapchaters…) han cubierto el espacio que generaba el desencanto de las audiencias con la TV tradicional, los players tradicionales ya han entendido qué es lo que demandan las nuevas audiencias y se han puesto manos a la obra.

De forma que hemos pasado de un modelo “broadcaster / anunciante / audiencia”, a un modelo “anunciante / creador / audiencia” para ir a parar a un modelo “broadcaster + creador / anunciante / audiencia”.

Porque, como era obvio, las grandes empresas de entretenimiento del mundo no se iban a dejar robar el trono tan fácilmente. Todo se está reubicando y cuando realmente completemos la transición hacia la verdadera televisión online sólo unas pocas grandes empresas (con su estructura organizativa, su capacidad de inversión y su visión de negocio) volverán a dominar el cotarro. Poco a poco todos nos damos cuenta que los YouTubers no han llegado para desbancar a los grandes players, sino para aliarse con ellos y con las marcas, y crear entre todos el contenido que verdaderamente el espectador quiere ver.

Si nos fijamos todos los movimientos están yendo hacia ahí: Facebook y Snapchat apostando por la producción de contenidos propios, YouTube y su YouTube TV, Atresmedia y su Flooxer y o incluso la gestión que hacemos en Hitsbook de los videos UGC responde a esa nueva necesidad: producir contenidos protagonizados, coproducidos y desarrollados por los usuarios (a menudo con top influencers) pero bien cuidados y con más recorrido, para las marcas, las cadenas y los estudios tradicionales.

Licenciado en Comunicación Audiovisual, Master MBA y Master en Administración de Industrias Culturales. A lo largo de mi vida laboralRodrigo he participado en la producción de diversos proyectos audiovisuales de televisión, publicidad, video digital y cine tanto en España como en Reino Unido, Perú y México.

Publicidad
Click para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Producción de cine

Participa en las jornadas ‘La producción como eje de los proyectos’ organizadas por AGAPI

Para cerrar el acto, tendré el gusto de participar con una ponencia donde hablaré de “producción audiovisual y marketing digital”

Publicado

on

Si te dedicas a la producción, este mes tienes un evento que no te puedes perder:

AGAPI (la Asociación Galega de Produtoras Independentes) ha organizado unas jornadas bajo el título “La producción como eje de los proyectos” que tendrán lugar el próximo martes 28 de noviembre en la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela.

¿Te lo vas a perder?

El evento arrancará a las 10.15h con la inauguración a cargo de la presidenta de AGAPI, Dolores Ben. A continuación, Alfonso Blanco (Portocabo) impartirá la primera ponencia para hablar sobre los acuerdos de coproducción en las series de televisión. Seguirá Daniel Froiz (Matriuska Producciones) con un discurso centrado en la visión del director de producción en la organización del trabajo. Posteriormente intervendrá Emma Lustres (Vaca Films) para abordar la importancia del productor ejecutivo, y Koldo Zuazua (Kowasky Films) analizará las particularidades de producir cine de autor.

Para cerrar el acto, tendré el gusto de participar con una ponencia donde hablaré de “producción audiovisual y marketing digital”. Mi objetivo es convencer a los asistentes de la importancia de pensar desde el inicio de cualquier producción en su estrategia de marketing de video digital. Para ello revisaremos diferentes estrategias de producción de contenido de video online y de crecimiento de audiencias.

La entrada a las jornadas es gratuita pero es importante que confirmes tu asistencia a través del correo electrónico prensa@agapi.org antes del próximo 25 de noviembre.

¡ Me encantará verte allí !

Sigue Leyendo

Producción de cine

¿Cuánto ha invertido Netflix en contenidos en los últimos años?

En 2018 tiene planeado invertir entre 7.000 y 8.000 millones de dólares.

Publicado

on

Hace unos días, al tiempo que daba a conocer los datos del que ha sido su mejor tercer trimestre en su historia, Netflix anunciaba que tiene pensado redoblar la creación de contenido para hacer frente al número creciente de competidores que están apareciendo en el mercado.

En concreto, la empresa de Reed Hastings tienen planeado invertir entre 7.000 y 8.000 millones de dólares en contenido el año que viene (entre series, películas y documentales propias y de terceros). Esta inversión entra dentro del presupuesto que la compañía tiene previsto para los próximos años: 16.000 millones de dólares.

La estrategia es evidente: no depender de terceros y atraer nuevos públicos.

Para eso se han puesto como objetivo conseguir que su catálogo tenga al menos un 50% de contenido original dentro de dos años. Además están apostando por contenidos diferentes. Ted Sarandos (director de contenidos de la compañía) declaraba a The Verge que una parte importante de los 8.000 millones de dólares anunciados se destinarán a producir 30 nuevas series de anime.

Y si, 8.000 millones de dólares es un montón de pasta. Pero viniendo de Netflix no sorprende tanto.

Echamos la vista para atrás para ver cuánto ha invertido en contenidos Netflix en los últimos años:

Sigue Leyendo

Producción de cine

¡Qué desastre! La desigualdad de género en la industria del cine español

Las mujeres solo representan un 26% en los cargos de responsabilidad en el cine

Publicado

on

CIMA (la Asociación de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales) acaba de presentar un estudio realizado sobre los 154 largometrajes presentados a las nominaciones de los 31 Premios Goya para evaluar el papel de la mujer en la industria del cine español.

Los resultados no pueden ser más negativos.

¡Qué desastre!

  • MENOS RESPONSABILIDAD. Las mujeres solo representan un 26% en los cargos de responsabilidad en el cine. El porcentaje de representatividad de mujeres respecto de 2015, a pesar del incremento en el número de largometrajes, se mantiene estático. En cargos como “Dirección de producción” o “Dirección artística” casi hay paridad (44% vs 56%), pero en otros la diferencia es ridículamente abismal: sólo en el 2% de las películas la “Dirección de Fotografía” la firma una mujer y sólo el 3% contaron con una mujer como responsable del departamento de efectos especiales; sin embargo el 83% de las películas confiaron en una mujer el “Diseño de vestuario”.
  • Y MENOS PRESUPUESTO. Según el informe el presupuesto de las películas dirigidas por hombres es de 2.267.517 €, mientras que el el presupuesto de los largometrajes dirigidos por mujeres es tan sólo de 1.446.804 €. Es decir, 820.713 € de diferencia. Y así viene ocurriendo a lo largo de los últimos años. Es más, la media máxima de costes en los largometrajes de mujeres no llega, en ningún momento, a igualarse al mínimo histórico de la media de los largometrajes dirigidos por hombres. No es que a las mujeres les guste contar historias intimistas, es que no tienen presupuesto para hacer otro tipo de cine. Para que te hagas una idea, la muestra de largometrajes de 2015 analizada no presenta directoras en el genero animación (el que cuenta con mayores presupuestos), el género de ficción (que suele contar con presupuestos medios) las mujeres tienen una mínima representatividad del 15%, y sin embargo en el genero documental (los que cuentan con un menor presupuesto) es donde encontramos la presencia más alta de títulos dirigidos por mujeres – un 20%. Es decir, a media que vamos ascendiendo en género y costes, la representatividad de mujeres se ve reducida

(Puedes descargar el informe completo aquí: Informe CIMA 2016)

Ha llegado el momento de poner solución a este problema. ¿Cómo damos la vuelta a estas cifas? ¿Qué medidas debe tomar la industria? ¿La solución pasa por imponer cuotas u ofrecer ayudas selectivas? ¿Tu qué opinas?

Dejame un comentario 😉

Sigue Leyendo

Lo más leido