EN LAS REDES

Producción de cine

«El mundo del cortometraje es un suicidio económico»

Pedro del Rio, Miembro del Comité de Selección de la SEMINCI

Publicado

el

Miembro del Comité de Selección de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, Pedro del Rio ha realizado además en los últimos años múltiples proyectos cinematográficos que van desde la dirección de multipremiados videoclips y cortometrajes hasta la producción ejecutiva del documental «El viejo Rock» que se estrena el próximo 12 de junio a las 20:00 horas en la Cineteca del Matadero. 

Desde hace un año eres miembro del Comité de Selección de la SEMINCI. ¿Cómo ves el panorama actual? ¿Es difícil encontrar buenos títulos que permitan mantener el prestigio de un festival como el de Valladolid?

Trabajar como miembro del comité de selección de un festival con la trayectoria y el prestigio de Seminci es a la vez un reto y una gran responsabilidad, ya que principalmente hay que aprender a equilibrar la valoración objetiva de la calidad de una película con tu gusto personal. Al final es un trabajo muy enriquecedor porque aprendes a ver cine de otra manera, y sobre todo pasan por tus manos trabajos a los que es muy difícil acceder por las vías convencionales. Evidentemente ves largometrajes de poca calidad porque llega de todo, pero globalmente existe un alto nivel en el cine de autor que facilita el poder mantener el prestigio del festival.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de selección de las películas que participaran en Septiembre en el Festival?

Hay dos vías principales, por un lado está el visionado de lo que va llegando al festival, y por otro la búsqueda de títulos, principalmente en festivales como Berlín o Cannes. Los miembros del comité vamos viendo películas y haciendo criba hasta que se va llegando a la selección final.

¿Cómo ves el nivel de las producciones españolas actuales?

Hay de todo, como en todas las industrias. La crisis ha hecho mella y sobre todo ha descendido el número de producciones, pero sigue habiendo excelentes películas, y están surgiendo cineastas nuevos que van conviviendo en armonía con otros más veteranos. Es interesante que películas tan arriesgadas como “La herida” de Fernando Franco convivan con otras de corte más clásico como “No habrá paz para los malvados” de Enrique Urbizu. Ambas son películas notables que nos dan visibilidad y muestran versatilidad en nuestro cine, lo cual siempre es positivo.

Y respecto al estado actual de nuestra industria ¿Opinas que pecamos de victimismo y falta de autocrítica?

Es cierto que quizá en los últimos años hay cierta tendencia a acentuar los factores positivos de los largometrajes que salen adelante por encima de los negativos, pero es más un mecanismo de supervivencia que falta de autocrítica, ya que es inevitable que intentemos afianzar lo poco que hay teniendo en cuenta el hachazo que ha sufrido la cultura a raíz de la crisis económica. La reducción de ayudas públicas y la subida del IVA han hecho polvo a todos los sectores relacionados con el audiovisual, desde la producción a la exhibición, al no existir una contrapartida que anime a la inversión privada mediante incentivos fiscales más atractivos.

Al final es la pescadilla que se muerde la cola, porque para que el sector se activara a nivel privado haría falta que éxitos de taquilla como “8 apellidos vascos” dejaran de ser hechos puntuales, pero para que eso sucediera necesitas una maquinaria publicitaria detrás que casi ningún proyecto puede permitirse precisamente porque hay tan poco dinero que cuando las películas se terminan, apenas queda ya nada para promocionar.

Has sido ayudante de dirección de numerosos cortometrajes profesionales. ¿Cual crees que es el mayor reto que tuvieron que asumir los productores de esos cortometrajes para sacarlos adelante?

El mayor reto siempre es conseguir el dinero para hacerlo. El mundo del cortometraje es un suicidio económico, ya que no hay manera de recuperar la inversión más allá de ganar premios en festivales. La masificación de cortometrajes realizados gracias a la aparición del digital y el abaratamiento de costes que esto supone tampoco es la panacea, ya que está bien que se ruede mucho, y que casi cualquiera pueda iniciarse, pero por otro lado hay tal cantidad de cortometrajes al año que cada vez es más difícil destacar. Al final yo creo que el principal reto del productor es conseguir equilibrar las necesidades reales del proyecto con el presupuesto obtenido, y por supuesto en un mundo utópico pagar al equipo.

¿En España se valora realmente el cortometraje como género o se le sigue mirando como un subproducto o un «simple escalón para hacer cine de verdad»?

Aquí habría que distinguir entre espectadores e industria. Los espectadores actuales están acostumbrados a consumir rápidamente productos audiovisuales, videoclips, videos de youtube, de ahí el auge de las series de televisión en cierto modo. Yo veo en festivales de cortometrajes muchos espectadores jóvenes que disfrutan viendo cortos y valoran muy positivamente este formato. A nivel industrial es diferente, el mundo del corto se ve en cierta manera como plataforma de lanzamiento para directores, técnicos, etc. Lo cual es totalmente lógico teniendo en cuenta que es un formato que no dinamiza realmente la industria al resultar casi siempre imposible pagar al equipo.

Últimamente también has dirigido varios videoclips que han sido muy reconocidos en festivales especializados. ¿Cuanto cuesta hacer un videoclip profesional?

Hoy en día es difícil llegar a cubrir las necesidades económicas reales para rodar un videoclip, pero creativamente es un formato muy interesante para experimentar cosas inimaginables en otros ámbitos. Esto hay que equilibrarlo con las necesidades comerciales, porque evidentemente no deja de ser un producto cuyo fin es vender otro producto. Yo realmente hasta ahora estoy contento porque he podido hacer un poco lo que he querido, pero no siempre es así.

Hace unos meses se estrenó el documental «El viejo Rock» en el que participabas como productor ejecutivo. ¿Es rentable hoy en día producir un documental en España?

No lo es. El mundo de la exhibición está cambiando a marchas forzadas adaptándose a la escasez de espectadores, cada vez más habituados a consumir cine en casa, y si ya es difícil que películas aparentemente comerciales consigan visibilidad en salas, no te quiero contar lo que pasa con productos minoritarios. Habrá que ver cómo evolucionan las cosas, y cómo se van asentando las plataformas virtuales tipo Filmin, ya que es el camino a seguir para estos proyectos. La crisis también ha provocado que se rueden más documentales que antes por su bajo coste en comparación con la ficción, por lo que a los problemas antes citados hay que sumar una mayor competencia para unos largometrajes a los que es realmente difícil sacar una rentabilidad económica.

¿Habeis recibido algun tipo de ayudas públicas o subvenciones para sacar adelante el proyecto?

El documental tiene una ayuda del Principado de Asturias, y está en parte financiado por el propio director, Pablo Sánchez Blasco, que quería sacarlo adelante como fuera. Los cinco años de producción dan fe de ello.

Licenciado en Comunicación Audiovisual, Master MBA y Master en Administración de Industrias Culturales. A lo largo de mi vida laboral he participado en la producción de diversos proyectos audiovisuales de televisión, publicidad, video digital y cine tanto en España como en Reino Unido, Perú y México.

Publicidad
Deja un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Producción de cine

¿Quién puede beneficiarse de las ayudas a la producción de películas del ICAA?

Publicado

el

Constantemente en algunos medios de comunicación, en los bares copa en mano y en los foros más variopintos se habla (normalmente a la ligera y desde el desconocimiento) de las «subvenciones del cine» y de los «titiriteros subvencionados».

En realidad, como ya he intentado explicar en algunos artículos anteriores, nuestra industria no vive ni muchísimo menos de las ayudas del estado (y menos ahora con la llegada de las nuevas plataformas que han dinamizado el mercado con un modelo que no hace viable esa vía de financiación) pero aun así, me parece importante y pedagógico explicar quién puede beneficiarse realmente de las ayudas a la producción de cine en cualquiera de las tres líneas que ofrece el Ministerio de Cultura a través del ICAA:

Pues bien, básicamente este tipo de ayudas están dirigidas a productoras españolas o de otro estado miembro de la UE establecidas en España que realicen o bien producciones que sean consideradas nacionales (es decir, que tengan reconocida la nacionalidad española gracias a que la mayoría del personal creativo, técnico y artístico sea de nacionalidad española, europea o resida en España, se grabe en castellano o alguna de las lenguas oficiales del estado y el rodaje, salvo exigencias del guion y la posproducción se realicen en España o la UE) o bien realicen producciones en régimen de coproducción con empresas extranjeras que cumplan con los requisitos establecidos en los tratados internacionales o en el Reglamento del Cine.

Requisitos

Eso si, para poder beneficiarse de cualquiera de las lineas de ayudas a la producción cinematográfica que ofrece el ICAA las empresas productoras deben cumplir una serie de requisitos básicos como tener residencia legal en España, ser titulares de los derechos de la obra que van a producir, acreditar el cumplimiento de las obligaciones contraídas con el personal creativo, artístico y técnico, así como con las industrias técnicas o hallarse al corriente tanto con Hacienda como con la Seguridad Social.

Además, obviamente, no pueden beneficiarse de las ayudas a la producción cinematográfica aquellas productoras que estén en deuda por reintegro de subvenciones, que hayan solicitado la declaración de concurso, que hayan sido sancionadas con la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones por incumplimiento de la normativa en materia de igualdad entre mujeres y hombres y que tengan residencia fiscal en un país calificado reglamentariamente como paraíso fiscal.

Sigue leyendo

Producción de cine

¡ Acuerdo de colaboración con APPA !

Publicado

el

Estoy muy contento de poder anunciarte que he firmado un acuerdo de colaboración con APPA (Asociación de Profesionales de Producción Audiovisual) mediante el cual a partir de ahora nos apoyaremos mutuamente para seguir dando difusión al sector de la producción audiovisual.

Como primera medida, como ya pudiste escuchar hace unos días en el último programa, voy a co-presentar el podcast de la Asociación junto a la gran Aurora Martínez. Una iniciativa que me encanta porque me va a permitir conversar y aprender directamente de los mejores profesionales del sector. Más que una colaboración eso es un regalo.

Además, de forma periódica

[tps_footer]

[/tps_footer]

, tanto en las redes de ProducciónAudiovisual.com como en las de APPA nos intercambiaremos noticias y publicaremos «artículos invitados» que estamos seguros de que van a interesar a nuestras respectivas audiencias.

Así que si no lo has hecho ya, empieza ahora a seguir a APPA en todas sus redes sociales: FacebookTwitter, LinkedIn e Instagram.

Y por supuesto, si te dedicas a la producción audiovisual (ya sea en cine, televisión, publicidad o video) no dejes de visitar su página web www.asociacionappa.es y descubre todos los beneficios que la Asociación puede ofrecerte: formación, contactos, herramientas, información…

Sigue leyendo

Producción de cine

Estos son los requisitos para ser miembro de la Academia de Cine

Publicado

el

Seguro que alguna vez te lo has preguntado: ¿Qué hay que hacer para ser miembro de la Academia de Cine?

En realidad, es algo bastante fácil.

Básicamente, si te dedicas al cine y cumples una serie de requisitos, tan solo tienes que cumplimentar este formulario y enviarlo, junto a tu CV, a la Academia por email;  y pagar la cuota de ingreso, que en el caso de los Miembros Numerarios es de 120 euros (luego las cuotas trimestrales de 60 euros) y en el caso de los Miembros Asociados de 60 euros (y 30 euros de cuotas trimestrales).

La diferencia principal entre unos y otros es que de cara a los Premios Goya mientras que los Miembros Numerarios con más de seis meses de antigüedad y que estén al corriente de sus obligaciones sociales tienen derecho a votar en todas las categorías junto a los Miembros Supernumerarios y los Miembros de Honor, los Miembros Asociados sólo tienen derecho a votar en las Candidaturas de Mejor Película, Mejor Película de Animación, Mejor Película Documental, Mejor Película Europea, Mejor Película Iberoamericana, Mejor Cortometraje de Ficción, Mejor Cortometraje de Animación y Mejor Cortometraje Documental.

Estos son los requisitos para formar parte de la Academia

Para ser Miembro Asociado tan sólo tienes que demostrar que te dedicas profesionalmente a alguna actividad artística, técnica, literaria o periodística, industrial o empresarial relacionada con el sector cinematográfico (aunque no estés directamente involucrado en la producción de películas), y contar al menos con el aval de 3 miembros de la Junta Directiva.

Mientras que para ser Miembro Numerario de la Academia del Cine tienes que cumplir unos requisitos imprescindibles que son diferentes para cada especialidad:

  • Productores: Haber realizado un mínimo de 2 largometrajes, estrenados en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de productor o haber realizado un mínimo de 3 largometrajes estrenados en salas comerciales en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de productor ejecutivo.
  • Dirección de Producción: Haber realizado un mínimo de 2 largometrajes de ficción, estrenados en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de director de producción.
  • Guión: Haber realizado un mínimo de 1 largometraje estrenado, en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de guionista.
  • Dirección: Haber realizado un mínimo de 1 largometraje estrenado, en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de director.
  • Interpretación: Haber realizado un mínimo de 1 largometraje estrenado en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de actor o actriz protagonista o bien poder acreditar 4 largometrajes como intérprete de reparto, o bien haber ejercido profesionalmente la Interpretación cinematográfica por un período de tiempo de diez años, habiendo participado como actor o actriz.
  • Dirección de Fotografía: Haber realizado un mínimo de 2 largometrajes, estrenados en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de director de fotografía.
  • Dirección Artística: Haber realizado un mínimo de 2 largometrajes, estrenados en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de director artístico.
  • Diseño de Vestuario: Haber realizado un mínimo de 2 largometrajes, estrenados en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de diseñador de vestuario.
  • Maquillaje y Peluquería: Haber realizado un mínimo de 2 largometrajes, estrenados en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de jefe de maquillaje y/o jefe de peluquería o jefe de efectos especiales de maquillaje (excluidos los digitales), responsable de la caracterización, entendida como cambio de la apariencia de la cara, pelo o cuerpo de un intérprete creado por la aplicación de cosméticos, materiales tridimensionales, prótesis faciales o capilares, aplicados directamente sobre la cara o el cuerpo del intérprete.
  • Sonido: Haber realizado un mínimo de 2 largometrajes, estrenados en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de jefe de sonido directo, montador jefe de sonido o jefe de mezclas de sonido.
  • Montaje: Haber realizado un mínimo de 2 largometrajes de ficción, estrenados en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de montador jefe.
  • Música: Haber realizado un mínimo de 2 largometrajes, estrenados en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de compositor de la música original expresamente compuesta para la banda sonora. Aquellos largometrajes cuya música original haya sido compuesta por más de un autor solo contabilizarán como 0,5 a la hora de sumar los tres largometrajes que se piden en este apartado.
  • Efectos Especiales: Haber realizado un mínimo de 2 largometrajes, estrenados en salas comerciales, en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de jefe o supervisor de efectos especiales físicos o jefe o supervisor de efectos especiales digitales.
  • Animación: Haber dirigido y/o producido y/o supervisado, y estrenado, en salas comerciales, 1 largometraje de animación, o haber dirigido y/o producido 5 cortometrajes de animación con licencia de exhibición en cuyos títulos de crédito esté reconocida su condición de director, productor o supervisor.

Por cierto, todos los ganadores de un Premio Goya (con excepción de las categorías Mejor Canción Original, Mejor Cortometraje de Ficción, Mejor Cortometraje de Animación y Mejor Cortometraje Documental) son invitados cada año a formar parte de la Academia de Cine como Miembros Numerarios, con la exención del pago de la cuota de ingreso y el ganador del Premio Goya de Honor es invitado a formar parte de la Academia como Académico de Honor.

Sigue leyendo

Lo más leido