EN LAS REDES

Producción de cine

Los nuevos modelos de financiación audiovisual a debate

Publicado

el

En el marco de la pasada edición del Festival de Cine de Santander se organizó un laboratorio de ideas en el que diversos profesionales de primer nivel debatieron entorno al presente y futuro del audiovisual. Cuatro mesas redondas que pusieron sobre la mesa interesantes conclusiones de las que, como medio oficial colaborador, nos haremos eco en los próximos días en una serie de post especiales.

“Nuevos modelos de financiación audiovisual”

En primer lugar, el jueves 15 de septiembre tuvo lugar un encuentro sobre “Nuevos modelos de financiación audiovisual” en el cual participaron Alexandra Lebret (Manager Director del European Producers Club), Diego Ramírez (Productor, Vicepresidente de la Federación Iberoamericana de Productores de Cine y Audiovisual y Vicepresidente de la Academia Colombiana de Artes y Ciencias Cinematográficas), Mariela Besuievsky (Productora de Tornasol y miembro de la Academia de Hollywood), Carlos Antón (Director de Desarrollo de Negocio de EGEDA, y consejero y secretario general de CreA SGR), Elena Martínez Hoces (Directora en el área de Cultura, Deporte y Entretenimiento de Andersen) y, como moderador, Álex Martínez Roig (presidente no ejecutivo de Morena Films).

Un momento de transición se está viviendo dentro de la industria audiovisual a nivel global. Por un lado, se plantea un mapa lleno de incertidumbres pero, por otro lado, también aparecen ideas bastante optimistas que proyectan un futuro donde se necesitará un mayor diálogo con las plataformas que, por su parte, están apostando por un contenido global enfocado a la visión local. La apertura hacia la financiación privada, el futuro de las nuevas tecnologías que abaraten los rodajes o la necesidad de recuperar el contacto con las audiencias fueron algunos de los temas que se desarrollaron en dicha mesa redonda que se centró en los nuevos modelos de financiación audiovisual, y que contó con posiciones y visiones muy diversas pero con una idea común: el futuro es prometedor.

La visión que se tiene en Europa sobre el futuro de la financiación la expresó Alexandra Lebret (Manager Director European Producers Club) y advirtió un “escenario muy cambiante y dinámico” donde los streamers han cambiado la situación y el modelo de negocio de los productores: los métodos clásicos para conseguir financiación -gracias a ayudas nacionales, ventas a televisiones de pago o en abierto, el mercado internacional, los distribuidores o la taquilla- se contraponen a la situación actual con un modelo dominante de “ventanilla única, lo cual es muy cómodo cuando eres productor. Una plataforma lo puede financiar todo, pero, a cambio, se queda con todos los derechos”. Apuntó también que esta situación se ve en las televisiones tradicionales: “Esta es la primera revolución que ha cambiado el mercado”.

La pérdida del contacto con la audiencia fue otro de los temas más destacados a tratar. Para la directora del European Producers Club también supone un hecho muy importante: “Los productores todavía no se han dado cuenta de que han perdido la capacidad de contactar con la audiencia”. Esa capacidad sí la tienen las plataformas y la próxima revolución debe ser que “los productores recuperen esa relación con la audiencia” que se puede conseguir gracias a nuevos modelos como AVOD (vídeo bajo demanda con publicidad) que “abren la posibilidad de recobrar el contacto directo”. Coincidió también con esta idea Mariela Besuievsky (productora de Tornasol) que añadió otro de los motivos por los que existe esa pérdida de contacto: “No controlamos los algoritmos ni sabemos cuál es el resultado de nuestras obras cuando están en las plataformas”.

La situación en las salas de cine también es un aspecto preocupante: que muchos espectadores no hayan vuelto a las salas después de la pandemia ha afectado por lo que no se puede depender del público para el proceso de financiación: “Esos ingresos habrá que suplirlos con otras ventas u otros ingresos, tanto a nivel nacional como internacional, y, por supuesto, con los incentivos fiscales” comentó Besuievsky.

Antes de la pandemia ya existía una crisis en las salas cinematográficas y ahora se ha acelerado el problema. Alexandra Lebret analiza: “¿Qué vamos a ofrecer en las salas? ¿Cuál es el rol de las salas hoy en día? ¿Van a convertirse en espacios que sólo aportan valor al lanzamiento posterior en plataformas como herramientas de promoción? Si no somos capaces de crear eventos, no vamos a existir”. La cuestión, comentaron, está en realizar productos que se puedan consumir mejor en una sala de cine y en la capacidad de crear nuevos eventos y experiencias que animen al público que ya tenían a volver a las salas y animar a las nuevas generaciones a asistir

Durante la mesa redonda hubo elogios para el papel de las plataformas a la hora de apostar por temas locales: “Han jugado un papel muy importante en identificar y en conseguir éxitos con contenidos locales. Es una nueva visión que han aportado las plataformas: un contenido global puede tener éxito en todas partes” señaló Alexandra Lebret. Sin una buena publicidad una película que se estrene directamente en plataformas ”sin apoyo en comunicación, queda enterrada en un fin de semana” e incidieron, al mismo tiempo, en “la caja negra” de las plataformas: la falta de los datos de consumo y los algoritmos que es un “tema crucial a resolver”.

La posición privilegiada que tiene España fue otro de los temas importantes. Elena Martínez de Hoces, especialista en Asesoramiento Fiscal y Tributario dentro del audiovisual, destacó que “España es uno de los mejores sitios para rodar”. Al mismo tiempo aseguró que están trabajando con las plataformas para que cambien su mentalidad de quedarse con el 100% de la propiedad de la IP: “Defendemos que se firmen contratos que permitan al productor español quedarse con, al menos, un 50% de la titularidad de las producciones”.

Sobre la situación en Europa apuntó Carlos Antón (Desarrollo de Negocio de EGEDA) que se están llevando a cabo mecanismos de acceso a la financiación para facilitar el trabajo ya que cada vez las necesidades son mayores: “Europa está ahora en un momento clave porque se busca el fortalecimiento de las empresas, y para ello necesitan mayores recursos, mayor capital. Se van a poner encima de la mesa 400 millones de euros, que navegarán libremente por toda Europa para financiar proyectos”. Se valorará la rentabilidad de los proyectos, sobre todo si son internacionales, para así acercar al inversor privado.

Diego Ramírez, Vicepresidente de la Federación Iberoamericana de Productores de Cine y Audiovisual (FIPCA), expuso que la situación en Latinoamérica es totalmente distinta: la pandemia ha acabado con el cine en las salas, los ingresos actuales del cine colombiano están en un 1% y la seguridad ahora recae en conseguir ventas internacionales dejando en un segundo plano lo que se consiga recaudar en cines. Llegó a la conclusión de que una homogeneización de las legislaciones y de las condiciones de todos los países sería una gran ayuda a la hora de levantar proyectos: “Aspiramos a que se fortalezca el sistema de financiación y de distribución interregionales”.

La posibilidad de abaratar los rodajes gracias a la producción virtual supondría un ahorro en viajes, localizaciones y en eficiencia energética. Estamos ante una buena noticia para “reducir costes de producción y riesgos económicos”. Además, se analizaron otros aspectos como el miedo a que en un futuro se dependa más de los algoritmos de éxito y eso propicie que se produzcan contenidos menos arriesgados y más repetitivos; la aparición de nuevas oportunidades de incentivos fiscales (en regiones europeas como, en el caso de España, País Vasco, Navarra) o los nuevos esquemas de financiación para atraer a los inversores privados.

Muchas ideas salieron de esta mesa redonda; por ejemplo, a modo de conclusión: un mayor diálogo con las plataformas (para la propiedad de la IP), la necesidad de contar con los datos para la recuperación de la audiencia, revisar las políticas de comunicación o la propuesta de estudiar nuevos esquemas de coproducción. Toda esta visión se incluye dentro de un análisis bastante optimista, en líneas generales, por el momento de una industria que necesita recuperar el contacto con la audiencia, con los espectadores y volver a darle el valor a las salas de cine.

Licenciado en Comunicación Audiovisual, Master MBA y Master en Administración de Industrias Culturales. A lo largo de mi vida laboral he participado en la producción de diversos proyectos audiovisuales de televisión, publicidad, video digital y cine tanto en España como en Reino Unido, Perú y México. Desde 2018 trabajo en el departamento de producción de Morena Films (Madrid).

Publicidad
Deja un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Producción de cine

¿Cómo afectan a los incentivos fiscales a la producción de cine y series los cambios realizados en la Ley sobre el Impuesto sobre Sociedades?

Publicado

el

Esta semana el Congreso de los Diputados ha aprobado la proposición de Ley para el establecimiento de gravámenes temporales energético y de entidades de crédito y establecimientos financieros de crédito y por la que se crea el impuesto temporal de solidaridad de las grandes fortunas, y se modifican determinadas normas tributarias.

Un texto que, entre otras cuestiones, modifica la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades para:

  1. incrementar los límites de la deducción por inversiones en producciones cinematográficas y series audiovisuales españolas y extranjeras,
  2. permitir la aplicación de la deducción por el contribuyente que financia los costes de la producción de producciones españolas de largometrajes y cortometrajes cinematográficos y de series audiovisuales cuando las cantidades que aporte destinadas a financiar los citados costes se aporten en cualquier fase de la producción, con carácter previo o posterior al momento en que el productor incurra en los costes de producción.

Así es la nueva redacción

Uno. Con efectos para los períodos impositivos que se inicien a partir de 1 de enero de 2021, se modifica el apartado 7 del artículo 39 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre del Impuesto sobre Sociedades, que queda redactado de la siguiente forma:

7. El contribuyente que participe en la financiación de producciones españolas de largometrajes, cortometrajes cinematográficos, series audiovisuales de ficción, animación o documental, o en la producción y exhibición de espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales realizadas por otros contribuyentes, podrá aplicar las deducciones previstas en los apartados 1 y 3 del artículo 36 de esta Ley, en las condiciones y términos en ellos señalados, determinándose su importe en las mismas condiciones que se hubieran aplicado al productor, siempre que hayan sido generadas por este último, cuando aporte cantidades destinadas a financiar la totalidad o parte de los costes de la producción, así como los gastos para la obtención de copias, publicidad y promoción a cargo del productor hasta el límite del 30% de los costes de producción, sin adquirir derechos de propiedad intelectual o de otra índole respecto de los resultados de las producciones o espectáculos, cuya propiedad deberá ser en todo caso del productor.

Las cantidades para financiar costes de producción podrán aportarse en cualquier fase de la producción, con carácter previo o posterior al momento en que el productor incurra en los citados costes de producción, y hasta la obtención de los certificados a que se refiere la letra a) del apartado 1 o a la letra a) del apartado 3 del artículo 36 de esta Ley, según proceda. Las cantidades para financiar gastos para obtención de copias, publicidad y promoción a cargo del productor a que se refiere el apartado anterior podrán aportarse con carácter previo o posterior al momento en que el productor incurra en los citados gastos, pero nunca después del período impositivo en que el productor incurra en los mismos.

El importe máximo de la deducción generada por el productor que el contribuyente que participe en la financiación podrá aplicar será el resultado de multiplicar por 1,20 el importe de las cantidades que este último haya aportado para financiar los citados costes de producción o los gastos para la obtención de copias, publicidad y promoción a cargo del productor a que se refieren los párrafos anteriores. El exceso de deducción podrá ser aplicado por el productor que haya generado el derecho a la misma.

El productor y los contribuyentes que participen en la financiación de la producción deberán suscribir uno o más contratos de financiación, que podrán firmarse asimismo en cualquier fase de la producción, que contengan, entre otros, los siguientes extremos:

  1. Identidad de los contribuyentes que participan en la producción y en la financiación.
  2. Descripción de la producción.
  3. Presupuesto de la producción con descripción detallada de los gastos y, en particular, de los que se vayan a realizar en territorio español. También se incluirán el presupuesto de los gastos para obtención de copias, publicidad y promoción a cargo del productor con descripción detallada de los que se vayan a realizar en territorio español.
  4. Forma de financiación de la producción y de los gastos para la obtención de copias, publicidad y promoción a cargo del productor, especificando separadamente las cantidades que aporte el productor, las que aporte el contribuyente que participe en su financiación y las que correspondan a subvenciones y otras medidas de apoyo.

Para la aplicación de la deducción será necesario que el contribuyente que participe en la financiación presente el contrato de financiación y certificación del cumplimiento de los requisitos señalados en las letras a’) y b’) del apartado 1 o del requisito establecido en la letra a´) del apartado 3 del artículo 36 de esta Ley, según corresponda, en una comunicación a la Administración tributaria, suscrita tanto por el productor como por el contribuyente que participa en la financiación de la producción, con anterioridad a la finalización del período impositivo en que este último tenga derecho a aplicar la deducción.

Lo dispuesto en este apartado no resultará de aplicación cuando el contribuyente que participa en la financiación esté vinculado, en el sentido del artículo 18 de esta Ley, con el contribuyente que genere el derecho a la deducción prevista en los apartados 1 y 3 del artículo 36 de esta Ley

La aplicación de la deducción por el contribuyente que participa en la financiación será incompatible, total o parcialmente, con la deducción a la que tendría derecho el productor por aplicación de lo dispuesto en los apartados 1 y 3 del artículo 36 de esta Ley.

El importe de la deducción que aplique el contribuyente que participa en la financiación deberá tenerse en cuenta a los efectos de la aplicación del límite conjunto del 25 por ciento establecido en el apartado 1 del artículo 39 de esta Ley. No obstante, dicho límite se elevará al 50 por ciento cuando el importe de la deducción prevista en los apartados 1 y 3 del artículo 36 de esta Ley, que corresponda al contribuyente que participa en la financiación, sea igual o superior al 25 por ciento de su cuota íntegra minorada en las deducciones para evitar la doble imposición internacional y las bonificiaciones.

Dos. Con efectos para los períodos impositivos que se inicien a partir de 1 de enero de 2023, se modifican los apartados 1 y 2 del artículo 36 del artículo 39 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre del Impuesto sobre Sociedades, que quedan redactados de la siguiente forma:

1. Las inversiones en producciones españolas de largometrajes y cortometrajes cinematográficos y de series audiovisuales de ficción, animación o documental, que permitan la confección de un soporte físico previo a su producción industrial seriada darán derecho al productor o a los contribuyentes que participen en la financiación a una deducción:

  1. Del 30 por ciento respecto del primer millón de base de la deducción.
  2. Del 25 por ciento sobre el exceso de dicho importe.

La base de la deducción estará constituida por el coste total de la producción, así como por los gastos para la obtención de copias y los gastos de publicidad y promoción a cargo del productor hasta el límite para ambos del 40 por ciento del coste de producción.

Al menos el 50 por ciento de la base de la deducción deberá corresponderse con gastos realizados en territorio español. El importe de esta deducción no podrá ser superior a 20 millones de euros. En el caso de series audiovisuales, la deducción se determinará por episodio y el límite a que se refiere el párrafo anterior será de 10 millones de euros por cada episodio producido. En el supuesto de una coproducción, los importes señalados en este apartado se determinarán, para cada coproductor, en función de su respectivo porcentaje de participación en aquélla.

Para la aplicación de la deducción, será necesario el cumplimiento de los siguientes requisitos:

  1. Que la producción obtenga el correspondiente certificado de nacionalidad y el certificado que acredite el carácter cultural en relación con su contenido, su vinculación con la realidad cultural española o su contribución al enriquecimiento de la diversidad cultural de las obras cinematográficas que se exhiben en España, emitidos por el Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, o por el órgano correspondiente de la Comunidad Autónoma con competencia en la materia. Dichos certificados serán vinculantes para la Administración tributaria competente en materia de acreditación y aplicación de los anteriores incentivos fiscales e identificación del productor beneficiario, con independencia del momento de emisión de los mismos
  2. Que se entregue una copia nueva y en perfecto estado de la producción en la Filmoteca Española o la filmoteca oficialmente reconocida por la respectiva Comunidad Autónoma.

La deducción prevista en este apartado se generará en cada período impositivo por el coste de producción incurrido en el mismo, si bien se aplicará a partir del período impositivo en el que finalice la producción de la obra.

No obstante, en el supuesto de producciones de animación, la deducción prevista en este apartado se aplicará a partir del período impositivo en que se obtenga el certificado de nacionalidad señalado en la letra a’) anterior.

La base de la deducción se minorará en el importe de las subvenciones recibidas para financiar las inversiones que generan derecho a deducción.

El importe de esta deducción, conjuntamente con el resto de ayudas percibidas, no podrá superar el 50 por ciento del coste de producción. No obstante, dicho límite se elevará hasta:

  1. El 85 por ciento para los cortometrajes.
  2. El 80 por ciento para las producciones dirigidas por una persona que no haya dirigido o codirigido más de dos largometrajes calificados para su explotación comercial en salas de exhibición cinematográfica, cuyo presupuesto de producción no supere 1.500.000 de euros.
  3. El 80 por ciento en el caso de las producciones rodadas íntegramente en alguna de las lenguas cooficiales distintas al castellano que se proyecten en España en dicho idioma cooficial o subtitulado.
  4. El 80 por ciento en el caso de producciones dirigidas exclusivamente por personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento reconocido por el órgano competente.
  5. El 75 por ciento en el caso de producciones realizadas exclusivamente por directoras.
  6. El 75 por ciento en el caso de producciones con un especial valor cultural y artístico que necesiten un apoyo excepcional de financiación según los criterios que se establezcan mediante Orden Ministerial o en las correspondientes convocatorias de ayudas.
  7. El 75 por ciento en el caso de los documentales.
  8. El 75 por ciento en el caso de las obras de animación cuyo presupuesto de producción no supere 2.500.000 de euros.
  9. El 60 por ciento en el caso de producciones transfronterizas financiadas por más de un Estado miembro de la Unión Europea y en las que participen productores de más de un Estado miembro.
  10. El 60 por ciento en el caso de coproducciones internacionales con países iberoamericanos.

2. Los productores registrados en el Registro Administrativo de Empresas Cinematográficas del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales que se encarguen de la ejecución de una producción extranjera de largometrajes cinematográficos o de obras audiovisuales que permitan la confección de un soporte físico previo a su producción industrial seriada tendrán derecho a la deducción prevista en este apartado por los gastos realizados en territorio español.

La base de la deducción estará constituida por los siguientes gastos realizados en territorio español directamente relacionados con la producción:

  1. Los gastos de personal creativo, siempre que tenga residencia fiscal en España o en algún Estado miembro del Espacio Económico Europeo.
  2. Los gastos derivados de la utilización de industrias técnicas y otros proveedores.

El importe de la deducción será:

  1. Del 30 por ciento respecto del primer millón de base de la deducción y del 25 por ciento sobre el exceso de dicho importe. La deducción se aplicará siempre que los gastos realizados en territorio español sean, al menos, de 1 millón de euros. No obstante, en el supuesto de producciones de animación tales gastos serán, al menos, de 200.000 euros. El importe de esta deducción no podrá ser superior a 20 millones de euros, por cada producción realizada. En el caso de series audiovisuales, la deducción se determinará por episodio y el límite a que se refiere el párrafo anterior será de 10 millones de euros por cada episodio producido. El importe de esta deducción, conjuntamente con el resto de ayudas percibidas por la empresa contribuyente, no podrá superar el 50 por ciento del coste de producción.
  2. Del 30 por ciento de la base de la deducción, cuando el productor se encargue de la ejecución de servicios de efectos visuales y los gastos realizados en territorio español sean inferiores a 1 millón de euros. El importe de esta deducción no podrá superar el importe que establece el Reglamento (UE) 1407/2013 de la Comisión, de 18 de diciembre de 2013, relativo a la aplicación de los artículos 107 y 108 del Tratado de Funcionamiento de la Unión a las ayudas de minimis. La deducción prevista en este apartado queda excluida del límite a que se refiere el último párrafo del apartado 1 del artículo 39 de esta Ley. A efectos del cálculo de dicho límite no se computará esta deducción.

Para la aplicación de la deducción, será necesario el cumplimiento de los siguientes requisitos:

  1. que la producción obtenga el correspondiente certificado que acredite el carácter cultural en relación con su contenido o su vinculación con la realidad cultural española o europea, emitido por el Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, o por el órgano correspondiente de la Comunidad Autónoma con competencia en la materia. Este requisito no será exigible para la aplicación de la deducción recogida en la letra b) de este apartado.
  2. Que se incorpore en los títulos de crédito finales de la producción una referencia específica a haberse acogido al incentivo fiscal; la colaboración, en su caso, del Gobierno de España, las Comunidades Autónomas, las Film Commissions o las Film Offices que hayan intervenido de forma directa en la realización del rodaje u otros procesos de producción desarrollados en España, así como, en su caso, los lugares específicos de rodaje en España y, para el caso de obras audiovisuales de animación, el lugar donde radique el estudio al que se le ha encargado el servicio de producción.
  3. Que los titulares de los derechos autoricen el uso del título de la obra y del material gráfico y audiovisual de prensa que incluya de forma expresa lugares específicos del rodaje o de cualquier otro proceso de producción realizado en España, para la realización de actividades y elaboración de materiales de promoción en España y en el extranjero con fines culturales o turísticos, que puedan llevar a cabo las entidades estatales, autonómicas o locales con competencias en materia de cultura, turismo y economía, así como por las Film Commissions o Film Offices que hayan intervenido en la realización del rodaje o producción

Reglamentariamente se podrán establecer otros requisitos y obligaciones para tener derecho a la práctica de esta deducción.

Sigue leyendo

Producción de cine

Impulsa Visión RTVE convoca nuevas ayudas para la investigación de Nuevas Narrativas y Formatos Audiovisuales Digitales

Publicado

el

Impulsa Visión RTVE abre su V Convocatoria de Ayudas a la Investigación para estudios oficiales de posgrado destinadas a Trabajos Fin de Máster (TFM) sobre Nuevas Narrativas y Nuevos Formatos Audiovisuales en el Ámbito Digital.

Impulsa Visión Ayudas a la Investigación, la iniciativa de RTVE cuyo objetivo es favorecer la investigación temprana, la innovación, el desarrollo del sector audiovisual y la sociedad de la información, convoca tres ayudas en el curso académico 2022/2023 para alumnos/as que, cursando un Máster Oficial (por tanto, se excluyen expresamente las titulaciones propias) en una universidad española, realicen un proyecto sobre el sector audiovisual para su Trabajo de Fin de Máster que se corresponda con el objeto de esta V Convocatoria.

Cada ayuda tendrá una dotación económica de 10.000 euros que se distribuirá, tras el correspondiente proceso de selección, entre el alumno/a que resulte beneficiario/a de la misma (7.000 euros) y el departamento/ escuela/ facultad de la Universidad que imparta los estudios oficiales de Máster (3.000 euros).

El plazo para presentar las solicitudes comienza el día 23 de noviembre de 2022 y terminará el día 31 de enero de 2023, ambos inclusive.

El proceso de inscripción, que tiene carácter gratuito, se realizará a través de la página web de RTVE,   www.rtve.es/impulsavision  en la que se encuentra disponible toda la información relativa a esta Convocatoria.

Sigue leyendo

Producción de cine

Abierta la convocatoria para participa en la tercera edición de Sony Talent League

Publicado

el

Hasta el próximo 5 de diciembre puedes presentar tu solicitud para participar en la Sony Talent League, el evento organizado por Sony y THU para apoyar el crecimiento de los jóvenes creadores de la industria del entretenimiento digital de entre 18 y 35 años en el que los responsables de las ideas más disruptivas podrán presentar sus ideas a importantes inversores de la industria durante un evento que tendrá lugar en nuestro país en el mes de marzo, tras 9 semanas de mentoría.

La tercera edición de Sony Talent League contará con la participación de varios profesionales de renombre de la industria del entretenimiento digital, que actuarán como mentores de los 5 finalistas. Entre ellos, el director y productor de animación Kris Pearn (“Lluvia de albóndigas 2”), la productora nominada al Oscar y ganadora del BAFTA a la mejor película de animación Jinko Gotoh (“Lego, La Película 2”), el director creativo del estudio londinense de The Mill Kevin Young, el director y guionista estadounidense Mike Rianda (“Gravity Falls”) o Sally Slade diseñadora conocida por su papel en el sistema de producción virtual de la película de Disney «El Rey León».

Sony Talent League tiene como objetivo impulsar los mejores perfiles creativos de jóvenes creativos en el área de la animación, el cine, los videojuegos, la realidad virtual, la fotografía digital, la música o el multimedia. «Formar parte de este entorno ayuda a los jóvenes a crecer, no sólo como profesionales y artistas, sino también a nivel personal. El arte está hecho de esto, de aprendizaje en la práctica, de contacto directo con profesionales que están en el mercado laboral, de romper barreras y ampliar horizontes, y esto se hace posible en Sony Talent League», explica André Luís, cofundador y CEO de THU.

Sigue leyendo

Lo más leido