Connect with us

Producción de video digital

¿Cuál es el videoclip más caro de la historia?

Published

on

El videoclip de “Thriller“, de Michael Jackson, cuenta con un gran número de récords.

Con una duración de 14 minutos, fue el vídeo musical más largo realizado hasta la fecha, sólo superado por otro video del propio Michael Jackson de 1996, “Ghosts” (de 40 minutos). Un récord que le robó hace tiempo un vídeo de “Happy” de Pharrell Williams que dura un día (24 horas completas).

Además puede presumir de ser el vídeo musical visto por más gente hasta el momento. Hasta la fecha, más de 4.000 millones de personas. Y hoy en día la sigue rompiendo en YouTube. Subido después de la muerte de Jackson a su canal de Youtube, actualmente cuenta con más de 500 millones de reproducciones, lo que le convierten en uno de los vídeos del siglo pasado más vistos en la plataforma de vídeo digital de Google.

Por si fuera poco, es considerado también como el vídeo más importante de la cultura pop, y probablemente como el mejor de la historia.

Sin embargo, al contrario de lo que probablemente hayas escuchado en alguna ocasión, “Thriller” no es el videoclip más caro de la historia. 

Es verdad que costó un riñón. En concreto Quincy Jones contó con 800.000 dólares para su producción, una cifra que hoy en día equivaldría aproximadamente a casi 2 millones de dólares. Y es cierto que durante algún tiempo si ostentó este récord, pero fue superado 11 años después por el videoclip de la canción “Scream, también de Michael Jackson junto a su hermana Janet, gracias a su estratosférico presupuesto de 7 millones de dólares.

Hoy en día el top 10 de los videoclips más caros de la historia está así:

Por cierto, ¿sabías que cuando Michael Jackson presentó la idea a Sony Music, la compañía se negó a financiar el proyecto porque lo consideraba demasiado costoso y poco práctico debido a su duración? Entonces ¿Cómo consiguieron la financiación para grabarlo?

John Landis, el director del video, lo recuerda así: “Pensamos que costaría medio millón, que sería demasiado, ya que normalmente se estaba invirtiendo de 50 a 70.000 dólares por entonces. En CBS y Sony Video, nos dijeron que nos fuésemos al demonio. Ya se habían hecho dos vídeos exitosos: “Beat it” y “Billie Jean”. Además, el disco ya era número 1 y había vendido más discos que cualquier otro en la historia, cuando se estrenó el vídeo. Así que Michael dijo, “esta bien, yo lo pagaré”, y yo dije, “Absolutamente, no”.”

Entonces al Rey del Pop se le ocurrió una brillante idea: “¿Porqué no nos grabamos mientras lo hacemos? Podríamos hacer ‘The Making of Thriller’ y podría durar 45 minutos y el vídeo duraría 15, y todo sería un programa de una hora para Showtime“. MTV escuchó que iban a estrenarlo en Showtime, se interesó por el proyecto, y les dieron dinero para producirlo a cambio de quedarse con el estreno.

Licenciado en Comunicación Audiovisual, Master MBA y Master en Administración de Industrias Culturales. A lo largo de mi vida laboral he participado en la producción de diversos proyectos audiovisuales de televisión, publicidad, video digital y cine tanto en España como en Reino Unido, Perú y México.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Producción de video digital

4 mitos sobre el “uso legítimo” de contenido de terceros en YouTube

Published

on

Según la Wikipedia, el uso justo, uso legítimo o uso razonable es un criterio jurisprudencial desarrollado en el sistema del derecho anglosajón, el cual permite reutilizar material protegido por derechos de autor sin necesitar permiso del dueño de dichos derechos, por ejemplo, para uso académico o informativo.

Cada país tiene sus propias leyes para determinar cuándo es correcto utilizar material sin el permiso del propietario de los derechos de autor. La legislación española de propiedad intelectual, por ejemplo, es mucho más estricta que la estadounidense; pero como YouTube es una empresa americana administra sus contenidos bajo la legislación de Estados Unidos.

Sin embargo, pese a que su legislación contemple lo que en inglés se conoce como el “fair use”, esto no quiere decir que valga todo. Es un juez quien determinará en último caso si se ha hecho un uso razonable del contenido de un tercero basándose en factores como por ejemplo la finalidad del uso (incluso si dicho uso es educativo sin ánimo de lucro) o la cantidad y la naturaleza de la parte utilizada en relación con el total de la obra protegida por derechos de autor.

Mi recomendación es que siempre trates de subir contenido 100% original a YouTube y que antes de utilizar contenido de terceros te informes bien de cómo realizar un contenido legítimo del contenido de otros. Y sobre todo, que no te creas falsos mitos que corren por Internet en torno a este tema.

Cómo bien explica el propio YouTube en su página, estos son los mitos más comunes:

  • “Si cito el nombre del propietario de los derechos, mi uso es automáticamente legítimo”. No. No es tan fácil como eso. Frases del tipo “Todos los derechos son propiedad de su autor” o “El contenido no es mío” no implica automáticamente que estés haciendo un uso legítimo de un material sobre el que no has hecho ninguna transformación.
  • “Si incluyo una renuncia de responsabilidad en el vídeo, mi uso es legítimo”. No hay palabras mágicas. Incluir la frase “No tengo intención de infringir los derechos de autor”, no te protegerá automáticamente ante una reclamación por infracción de derechos de autor.
  • “Si utilizo los vídeos para entretener o sin ánimo de lucro, mi uso es automáticamente legítimo.” Lo siento, tampoco sirve de nada avisar de que no tienes intención de ganar dinero con tus vídeos utilizando contenido de terceros. Simplemente el contenido no es tuyo.
  • “Si creo material original y lo añado a una obra con derechos de autor que pertenece a otro usuario, mi uso es legítimo.” Aunque le des tu toque personal al contenido de otro, sigue sin ser justo su uso, especialmente si tu nuevo vídeo no aporta nada nuevo a la obra original. Piensa que el “fair uso” sobre todo está pensado para poder realizar noticias periodísticas, críticas y parodias (por ejemplo de una peli), contenidos educativos o de investigación.

Continue Reading

Producción de video digital

7 formas sencillas de reutilizar tu contenido en vídeo

Published

on

Sácale el máximo partido a los contenidos que ya has producido en el pasado con alguna de estas sencillas ideas:

  1. Genera divertidos Gifs a partir de tus vídeos para utilizar en resto de tus redes sociales. Con Giphy es super facil. 
  2. Divide tus vídeos más exitosos de mayor duración en varios vídeos más cortos que respondan a temas concretos.
  3. Descarga tus vídeos de YouTube y súbelos de forma nativa a otras redes sociales como Facebook y Twitter.
  4. Crea recopilatorios de larga duración a partir de fragmentos de vídeos anteriores.
  5. Utiliza algún programa del tipo OBS para realizar una emisión especial en Facebook Live con algunos de tus mejores vídeos.
  6. Haz un vídeo comentando tu propio vídeo. Un buen ejemplo es este vídeo de elRubius “Reaccionando a mis videos antiguos“.
  7. Quédate sólo con el audio y convierte tu vídeo en un podcast. En el programa de TV “La Resistencia” lo hacen y funciona de lujo.

Continue Reading

Producción de video digital

Los factores que más valora el algoritmo de YouTube

Published

on

¿Alguna vez te has preguntado cuáles son los factores que más valora el algoritmo de YouTube a la hora de rankear los vídeos en los resultados de búsqueda de su plataforma?

El portal ReelnReel ha creado una super lista con los 39 factores que según ellos tienen más relevancia. Algunos están relacionados con el SEO, otros con la calidad y el engagement del video. Conocerlos te ayudará sin duda a optimizar mejor tus contenidos, haciendo más facil que los usuarios los encuentren, lo que obviamente se traducirá en más reproducciones.

De todos ellos, estos son los 10 factores más importantes desde mi punto de vista para aparecer en un resultado de búsqueda de YouTube:

  1. El watchtime del vídeo, el mejor indicador para saber que tu vídeo interesa.
  2. La calidad del video (1440p, 1080p, 720p, etc). Cuanto más alto, mejor
  3. La palabra clave aparece en el título, como en la descripción del video (especialmente entre las primeras palabras) y en la lista de tags.
  4. El video tiene una miniatura personalizada.
  5. Las métricas de compromiso del usuario (número de views, de me gusta, acciones y enlaces).
  6. El número de suscriptores de tu canal.
  7. Que el canal esté o no verificado.
  8. La antigüedad del video.
  9. Que el vídeo tenga subtítulos o no.
  10. Que el vídeo forme parte de listas de reproducción.

En definitiva, YouTube busca que la experiencia del usuario sea genial priorizando en los resultados de búsqueda los vídeos de mayor calidad: los que más gustan, los que son capaces de retener mejor a la audiencia, los que tienen más resolución, están más trabajados (y optimizados) y proceden de canales más consolidados para conseguir que el usuario se quede en la plataforma y no se vaya a otra página o red social para seguir divirtiéndose.

Continue Reading

Lo más leido