Connect with us

Producción de cine

“El criterio fundamental es la calidad artística”

Jaime Alonso de Linaje, Coordinador General de la SEMINCI

Published

on

Jaime Alonso de Linaje es desde hace cinco años el Coordinador General de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI). Entre sus diferentes funciones está la difícil tarea de buscar, junto al resto de miembros del comité de selección, las mejores películas del año que en septiembre serán proyectadas en el Festival. Un trabajo que previamente ya había realizado en el Festival de Málaga. Además es crítico cinematográfico, director de cortometrajes y el año pasado puso en marcha su propia productora Plan Secreto. 

La SEMINCI este año celebrará su edición número 60. ¿Por qué es uno de los Festivales más importantes y respetados de España?

Seminci es un festival con mucho prestigio, y eso sólo se consigue con el tiempo, manteniendo a lo largo de los años la coherencia y un buen nivel de programación. Por Seminci han pasado directores de fama mundial y se han dado a conocer autores cuya obra no había llegado a España. Además, para el éxito de un festival es importantísimo que el público responda, y el de Valladolid es muy fiel. También hay que destacar el papel de la prensa, que da a la Seminci proyección nacional e internacional.

Desde tu punto de vista, ¿Cuáles son los criterios para que una película sea seleccionada en un festival?

El criterio fundamental es la calidad artística. También hay que valorar si la película encaja en la línea de programación del festival, por su género o temática, y cómo se complementa con el resto de la programación. Por ejemplo, si trabajas en un festival internacional no puedes tener la mitad de las películas de una sola nacionalidad, tienes que compensarlo. O no puedes tener muchas con el mismo tema o tratamientos muy similares que hagan que una sección resulte repetitiva. Se trata de encontrar un equilibrio que permita presentar una programación coherente pero variada. Cada año la cosecha es distinta, pero siempre se intenta escoger lo mejor de lo que hay.

¿Crees que hay factores específicamente de producción que facilitan que la película tenga una buena carrera en festivales?

Para mí es importante una buena factura técnica. Si eso falla, seguro que van a fallar muchas otras cosas en la película. Pero no creo que haya muchos factores que permitan asegurar de entrada una buena carrera en festivales. Quizás en el ámbito de los cortometrajes la duración puede ser un factor relevante. A la hora de programar, si preparas una sesión de cortos de 90 minutos, un corto de media hora te condiciona mucho el resto de la sesión. Esto es todavía más importante si el corto se proyecta antes de un largometraje. Hay que tener cuidado con los cortos de más de 20 minutos. Esto no quiere decir que no se programen, pero una duración excesiva puede suponer una desventaja inicial.

Este año Isabel Coixet abrirá el Festival de Cine de Berlín con ´Nadie quiere la noche´. ¿El cine español se valora mejor fuera que dentro?

Se tiende a pensar que en España no se valora el cine español, pero creo que es una visión un poco distorsionada. El buen nivel técnico y la voluntad de acercarse al público están haciendo que cada vez se valore más. Hay películas españolas que se convierten en fenómenos de taquilla, y otras muy reconocidas por la crítica. El problema es que desde hace años hay ataques contra el cine español originados por intereses políticos, que intentan transmitir una imagen del cine español distorsionada y alejada de la realidad. Cualquiera que vea cine español sabe que esos ataques no tienen fundamento. Además, hay otro problema que superar: el desconocimiento. Las películas españolas que mejor funcionan son las que tienen detrás la maquinaria promocional de una cadena de televisión. En los telediarios se habla de los estrenos extranjeros cada semana, pero del cine español sólo se habla si es producido por la propia cadena. Con un tratamiento informativo más generoso se conocerían más los estrenos españoles, y se conseguirían mejores resultados.

En 2014 el Ministerio repartió ayudas económicas a cerca de 50 festivales repartidos por toda España, ¿crees que hay demasiados festivales?

No. Los festivales difunden cultura cinematográfica y acercan a la gente películas que normalmente serían difíciles de ver. Puede haber festivales de distintos tamaños, unos tendrán importancia a nivel internacional o nacional y otros sólo a nivel local, pero si están bien planteados y generan interés en su público, ¿por qué habría que reducirlos?

Por cierto, desde tu perspectiva ¿Cómo ves la situación de la industria del cine español?

A nivel creativo la situación es muy buena, hay mucho talento y se puede hacer un cine muy atractivo y heterogéneo en sus planteamientos, hay un gran potencial industrial que por desgracia está siendo sesgado por falta de apoyo institucional y político. Se han disminuido mucho las subvenciones sin poner en marcha ningún modelo alternativo, e incluso se rechazan los sistemas de desgravaciones fiscales que funcionan con éxito en otros países y que sirven para atraer rodajes extranjeros, generar inversión y crear puestos de trabajo. Mientras eso no se resuelva, la situación seguirá siendo muy frágil.

La taquilla en España se recuperó en 2014 tras 4 años de caídas ¿A qué crees que se debió?

Ha habido un gran esfuerzo por recuperar a los espectadores, con rebajas en los precios y políticas de fidelización que permiten que la entrada sea más barata si vas a menudo al mismo cine. Además de campañas agresivas como la Fiesta del Cine, que funcionan como reclamo, también puede influir que la propia oferta de películas haya sido más atractiva para el público, con varios títulos que han funcionado como un evento, las típicas películas de las que todo el mundo habla. Hoy en día hay poco poder adquisitivo y muchas ofertas de ocio, el cine tiene que competir con otras opciones y para ello tiene que destacar y llamar la atención. Por eso los eventos especiales funcionan tan bien.

¿Crees que es caro ir al cine hoy en día en España?

Depende. Los precios pueden cambiar mucho según las ciudades. Si eres espectador habitual y estás atento a las ofertas, tarjetas de fidelización y campañas similares, se puede ir al cine a un precio asequible. Es un debate que está encima de la mesa y sobre el que hay diferentes opiniones. Hay corrientes desde EEUU que apuestan por entradas de diferentes precios según las películas, con las que las superproducciones tendrían un precio muy elevado y el cine independiente sería más barato. Yo no creo en ese modelo. Me parecen más interesantes otras propuestas, como una tarifa plana que permita ir al cine libremente pagando una cantidad fija al mes.

Por cierto, en cuanto a cine español, en 2015 veremos lo nuevo de Amenábar, Medem, Gracia Querejeta, González Molina o Bajo Ulloa. ¿Qué película esperas con especial interés?

Es un año cargado de estrenos apetecibles. Tengo muchas ganas de ver el regreso de Amenábar al thriller, el género de sus mejores películas. Hay dos directores que me encantan: Borja Cobeaga, que en marzo estrena “Negociador”, y Álex de la Iglesia, que llegará con dos películas, “Mi gran noche” y “El bar”. Leticia Dolera, que además de buena actriz es una directora con muchísimo talento, debuta en la dirección de largometrajes después de varios cortos con “Requisitos para ser una persona normal”. También hay dos películas que pueden ser muy comerciales y divertidas: “Anacleto, agente secreto” de Javier Ruiz Caldera, y “Cómo sobrevivir a una despedida” de Manuela Moreno.

Por último, el año pasado filmaste ‘No veas’, tu nuevo cortometraje ¿Te planteas asumir proyectos más ambiciosos a medio plazo como director?

En 2014 fundé con Pedro del Río la productora Plan Secreto, y tenemos varias ideas encima de la mesa. Me encanta dirigir y lo voy a seguir haciendo siempre que pueda, aunque hay que plantear proyectos viables desde un punto de vista de producción y financiación. ‘No veas’ fue una experiencia muy bonita que me sirvió para experimentar con otros géneros, pero ahora lo que más me apetece es volver al cine de terror, que es lo que más me interesa como director.

Licenciado en Comunicación Audiovisual, Master MBA y Master en Administración de Industrias Culturales. A lo largo de mi vida laboral he participado en la producción de diversos proyectos audiovisuales de televisión, publicidad, video digital y cine tanto en España como en Reino Unido, Perú y México.

Producción de cine

¿Qué países europeos realizan más coproducciones?

Published

on

Las coproducciones mayoritarias ya representan el 20,4% del total del volumen de producción en Europa según el último informe presentado por el Observatorio Audiovisual Europeo relativo al periodo 2007 – 2016.

Pero ¿Qué países europeos realizan más coproducciones?

Si bien es cierto que tanto Bélgica (56%) como Luxemburgo (53%) produjeron en ese periodo más películas como coproductores mayoritarios que como productores nacionales, en términos absolutos, los principales países productores de Europa coincide también con los principales países coproductores: Francia encabeza la lista (con 566 coproducciones de 2007 a 2016), seguida por España que ya ocupa el segundo lugar (460 coproducciones), Alemania (411) y Suiza (221).

Una buena noticia para la industria del cine en nuestro país si tenemos en cuenta los buenos resultados de taquilla que acompañan a este modelo de producción. Para que te hagas una idea el 24,2% de las coproducciones europeas representan el 50,3% de la taquilla europea. Además, las coproducciones europeas generan el triple de admisiones que las películas nacionales europeas. Y por si fuera poco, hay que tener en cuenta que de promedio las coproducciones europeas circulan casi el doble que las producciones puramente nacionales y que en los últimos años el número de estrenos de películas en un país que no sea el principal país de producción ha crecido un 62.9%.

CON QUIÉN COPRODUCE EUROPA

Los productores europeos buscan coproductores entre sus socios habituales y más cercanos. Si bien es cierto que a lo largo del periodo analizado en el estudio los productores europeos realizaron coproducciones con 150 países (105 como coproductor mayoritario y 142 como coproductor minoritario), la realidad es que el 60% de las veces se trataron de coproducciones realizadas con otros países europeos.

Las producciones belgas-francesas encabezan la lista de las coproducciones más habituales (con la participación de al menos un socio europeo) la siguen las coproducciones entre Reino Unido y Estados Unidos, las coproducciones entre Italia y Francia, y finalmente las coproducciones entre Francia y Alemania.

En términos de diversidad, sólo cuatro países participaron en coproducciones europeas con más de 25 países: Alemania (31), EE. UU. (30), Francia (29) y el Reino Unido (26). Además, sólo 36 de los 142 países involucrados en una producción europea como coproductor minoritario participaron en proyectos en 10 o más países durante el período 2010-2015.

Por cierto, como puedes ver en el siguiente cuadro, el número promedio de socios involucrados en una coproducción europea ha aumentado en los últimos años pasando de un promedio de 1,48 socios en 2010 a 1,65 corpoductores en 2015.

Fuente: Film production in Europe Production volume, co-production and worldwide circulation

Continue Reading

Producción de cine

El volumen de producción del cine europeo ha crecido un 49% en la última década

Published

on

Según el Observatorio Audiovisual Europeo, entre 2007 y 2016 se han producido más de 18.000 películas en Europa. Una cifra récord que representa un crecimiento del 49% en la última década si tenemos en cuenta que en 2017 se produjeron 1.422 largometrajes mientras que en 2016 la cifra había aumentado hasta los 2.123.

El mayor crecimiento se ha producido en el volumen de documentales realizados, que durante ese período casi se ha doblando (698 películas en 2016), mientras que la producción de ficción aumentó un 33% (1.426 películas en 2016). De hecho, los documentales han pasado de representar el 25% del total de la producción en 2007, a representar el 33% en 2016. Por cierto,  el 20,4% de las producciones realizadas en Europa son coproducciones mayoritarias.

CUESTIÓN DE CINCO PAISES

Los cinco principales países productores europeos – el Reino Unido, Francia, Alemania, España e Italia – representan el 53,6% de la producción total en los 36 países analizados. Estos mismos países también fueron los únicos con cifras de producción superiores a 1.500 películas entre 2007 y 2016. Además, los 10 principales países productores representaron el 73% de las películas filmadas entre 2007 y 2016. En el lado opuesto encontramos a un grupo de 18 países que produjeron de media menos de 25 películas al año durante ese período.

Como se puede ver en los dos gráficos circulares que te muestro más abajo, España y Turquía mejoraron su posición en la parte superior, mientras que el peso relativo de la producción británica y suiza disminuyó con el tiempo. En términos generales, la concentración en la parte superior se mantuvo igual, con los 26 países fuera de los 10 principales que representan entre el 27% y el 28% de la producción total.

Sólo cinco países indicaron un descenso en la producción entre 2007-2008 y 2015-2016: el Reino Unido, Bélgica, Noruega, Estonia y Hungría. En el lado opuesto encontramos a 10 países (fundamentalmente de Europa del Este) que duplicaron su volumen de producción durante el mismo período.

Por cierto, a nivel paneuropeo, hubo un 39% de crecimiento: 35% dentro de la UE, 60% fuera de la UE, con Rusia (40%) y, especialmente, Turquía (180%) por encima de los niveles generales promedio. A su vez, todos los principales países productores de la UE, con la excepción de España (89%) y Dinamarca (35,6%), mostraron un crecimiento por debajo de los niveles de la UE.

Fuente: Film production in Europe Production volume, co-production and worldwide circulation

Continue Reading

Producción de cine

¿Cada vez vamos más al cine en Europa?

Published

on

El número de espectadores de cine volvió a crecer en 2017 en Europa.

Según los datos que maneja MEDIA Salles de los 36 países donde las cifras ya están disponibles, el año pasado 1.328,7 millones de espectadores fueron al cine en Europa, lo que representa un aumento del 2,0% sobre los 1.302,1 de 2016.

Sin embargo este aumento no se ha dado por igual en todos los territorios. Mientras que en los 18 países de europa occidental, con un total de 881.2 millones de admisiones, revelan un descenso del 1.6%, perdiendo más de 14 millones de espectadores, en los otros 18 territorios restantes el crecimiento continúa, elevándose a un total de 447.4 millones de boletos, en comparación con los 406.4 millones en 2016, y aumentando en un 10.1%.

En cualquier caso la caída que parece emerger de las cifras globales de Europa occidental en realidad oculta tendencias bastante desiguales en los diferentes países, con algunos mercados que han obtenido incrementos de hasta 6% y otros que incluso han registrado pérdidas que superan el 10%.

PIERDEN

Francia (de lejos el principal mercado del territorio) a pesar de perder alrededor de 4 millones de espectadores (-1.8%), registró su tercer mejor resultado desde 1968. Pero están las cosas en Italia y Noruega. En Italia las estimaciones de MEDIA Salles reflejan un descenso de aproximadamente el 12%. Noruega, que no ha sido capaz de repetir el excelente resultado de 2016 (13,1 millones de espectadores), cerrando con 11,8 millones lo que supone una caída del 10,3%. También ha disminuido el número de espectadores en Austria (-1,9%), Suecia (-3%), Islandia (-3,4%) y Dinamarca (-3,8%).  En cualquier caso el mayor descenso ha sido el registrado en el pequeño mercado de Liechtenstein (-17,6%).

GANAN

Alemania, donde las entradas vendidas ascienden a 122,3 millones, ha experimentado un aumento del 1,0%, y el Reino Unido, que gana más de 2 millones de espectadores (+ 1,4%), una vez más cruzando el umbral de los 170 millones. También creció el número de espectadores en Holanda (+ 5,3%), que termina con 36 millones de espectadores y continúa la serie positiva de resultados que los ha llevado a duplicar sus ingresos desde mediados de los años noventa, Portugal (+ 4.4%), Irlanda (+ 2.1%) y Finlandia (3,6%).

¿Y ESPAÑA?

En cuanto a España, podemos hablar de una situación de estabilidad básica, ya que las estimaciones de MEDIA Salles apuntan a 101,2 millones de espectadores, lo que supone un ligero descenso con respecto a los 101.8 millones en 2016 (-0.6%). Una situación de estabilidad que también se ha dado en Suiza (que repite los 13,5 millones de espectadores de 2016), en Bélgica (cuyas cifras de momento son sólo estimaciones) y en Grecia (que ha cerrado el año con un aumento de sólo el 0,7%).

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Newsletter

Lo más leido