EN LAS REDES

Producción de TV

¿Cuánto cuesta el Festival de Eurovisión?

Publicado

el

Se acerca la fecha de uno de los mayores certámenes de música del planeta: el Festival de Eurovisión, el espectáculo musical más caro después de la Super Bowl, que si se caracteriza por algo es, sobretodo, por su gran despliegue técnico y humano. Una producción tan espectacular como millonaria.

Pero ¿Quien paga todo esto?

Cada año el coste de la producción del Festival lo asumen entre el Gobierno del país sede, el Ayuntamiento de la ciudad donde se celebra y la televisión nacional que retransmite el evento. Por eso el dinero que se destina para el certamen varía cada año dependiendo de lo que el país que lo celebra esté dispuesto a invertir.

El presidente del Consejo de Administración del Festival de este año ha declarado en el periódico portugués O Jornal Economico que el certamen que se celebrará en Lisboa el próximo 8 de mayo será el más barato de la historia y se alejarán de las cifras de años anteriores que oscilaban entre 18 y 40 millones de Euros. También ha declarado que la calidad del festival no defraudará aunque la inversión sea menor

Demos un repaso al dinero invertido por los diferentes países sede durante los últimos años:

El certamen más barato de los últimos años fue el de 2013 celebrado en Malmö (Suecia) donde se gastaron tan solo 15 millones de euros. Por otro lado el más caro fue el de Azerbaiyán en donde se invirtieron alrededor de 100 millones de euros. Aunque hay que tener en cuenta que esta gran cifra incluía la construcción del Baku Crystal Hall, recinto donde se celebró el festival.

Después de ver estas cifras la pregunta es ¿son rentables estas inversiones para los países que acogen el festival? La respuesta es sí. Los países en los que se celebra Eurovisión reciben turistas de todo el mundo que viajan hasta allí para ver el festival. Se calcula que cada año alrededor de 30.000 personas visitan la ciudad anfitriona y consumen alojamiento, comida y ocio. También es importante la publicidad indirecta que se da a los países anfitriones que conlleva un aumento del turismo en los años posteriores. Por ejemplo Austria en 2015 gastó 21 millones de euros y la repercusión económica del festival fue de 38 millones.

¿Y España, cuánto paga para poder participar en el festival?

Sin contar los gastos de promoción del candidato español en el certamen, ni las dietas y alojamiento del equipo que le acompaña, España cada año paga una cantidad de dinero a la Unión Europea de Radiodifusión (UER) para poder participar. Nuestro país desde siempre ha sido uno de los cuatro integrantes que más dinero han aportado al festival y como recompensa España pasa directamente a la final cada año, sin riesgo a ser eliminada en la preselección. En el año 2015 España pagó a la UER un total de 396.918 euros para llevar a Edurne a Eurovisión y al año siguiente la participación de Barei se convirtió en la más cara de los últimos años con un coste de 445.235 euros. A estas alturas mucha gente se pregunta si vale la pena que España invierta tanto dinero cada año con los malos resultados que está obteniendo. ¿Qué opinas tú?

Publicidad
Deja un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Producción de TV

Las 5 lecciones que el CEO de Netflix ha aprendido a lo largo de los años

No dejes de ver este video en el que Reed Hastings (quien acaba de publicar su nuevo libro «No rules rules») comparte las 5 principales lecciones que ha aprendido a lo largo de los años como cofundador, presidente y director ejecutivo de Netflix. ¿La principal? «Aquí no hay reglas».

Publicado

el

Sigue leyendo

Producción de TV

¿Han sido capaces las plataformas de streaming de retener a los usuarios ganados durante el confinamiento?

Publicado

el

Según la quinta oleada del Barómetro OTT realizado por GECA, a pesar de que prácticamente todas las plataformas de streaming retroceden respecto a la oleada anterior (realizada durante el confinamiento) se reafirma la fortaleza Netflix y Amazon Prime Video en nuestro país al conseguir retener a una gran parte de los usuarios ganados durante el Estado de Alarma, arrojando unos resultados muy superiores a los que presentaban a finales del año 2019, mientras que Disney+ muestra una evidente estabilidad respecto a su lanzamiento y Movistar+ Lite mantiene su tendencia alcista.

Si nos ceñimos al universo de estudio, que comprende a aquellos individuos mayores de 18 años que tienen acceso (pagando o no) a las principales plataformas de video bajo demanda que existen en España, Netflix no solo se mantiene como la OTT con mayor cantidad de usuarios (70,5%; 4,9 puntos menos respecto a la oleada anterior), sino que además repite como la que se considera principal (49,9%) entre quienes disponen de más de uno de estos servicios.

Como puedes ver en la gráfica elaborada por GECA, a Netflix le sigue con fuerza Amazon Prime Video (57,9%; que pierde 2,5 puntos), que fue una de las que presentó un mayor crecimiento en la anterior oleada y que, de nuevo, parece beneficiarse de su inclusión dentro de la suscripción Prime de Amazon.

En puestos intermedios se posiciona HBO (23,1%; lo que supone una bajada de 6,5 puntos), que es la plataforma que experimenta un mayor retroceso en términos absolutos respecto a las cifras que mostró en el Barómetro OTT de abril y que retorna así a la cifra que mostró en el trabajo lanzado en diciembre de 2019.

Cabe señalar que uno de cada cinco de sus usuarios declara que tiene acceso a esta OTT por ser cliente de Vodafone (la compañía de telefonía la incluye en algunos de sus paquetes de televisión), mientras que una cifra similar hace uso de una contraseña facilitada por un familiar o amigo.

Por su parte, Disney+ (20,0%; 1,4 puntos menos) se mantiene bastante estable tras las positivas cifras que arrojó con su aterrizaje en España el pasado 24 de marzo y, aunque también desciende levemente, es la que mejor aguanta el tipo entre las grandes plataformas una vez finalizado el confinamiento. Entre quienes declaran haberse dado de baja de esta plataforma, casi un 43% lo ha hecho una vez que ha terminado el periodo de prueba del que disfrutaban.

En lo que respecta a Movistar+, la versión clásica IPTV (35,6%; 2,8 puntos) experimenta una nueva caída respecto a la edición anterior del estudio, lo que podría achacarse, entre otros factores, a un interés a la baja hacia las plataformas de pago convencionales por parte de los usuarios de las OTTs o al impacto que ha podido tener la paralización de las competiciones deportivas que ha provocado la crisis por el coronavirus.

La parte positiva para la empresa española es el pequeño crecimiento de su versión puramente OTT (Movistar+ Lite), que continúa su tendencia ascendente hasta conseguir una penetración entre usuarios del 5,1% (0,1 puntos más que en abril).

Como novedad, en esta quinta oleada del estudio realizado por GECA se desglosan por primera vez los resultados de Atresplayer Premium (4,7%) y Mitele Plus (3,7%), las plataformas de pago lanzadas por Atresmedia y Mediaset España.

* En todos los casos, por acceso se entiende que el encuestado puede hacer uso de la plataforma bien porque pague una suscripción, o bien porque tiene claves cedidas por otra persona, disfruta de una promoción, está incluida en algún pack de su operador telefónico, etcétera.

Sigue leyendo

Producción de TV

Atresmedia: 22,7 millones de euros de beneficio en el primer semestre

Publicado

el

Según ha dado a conocer en un comunicado, Atresmedia ha obtenido un beneficio consolidado de 22,7 millones de euros y un EBITDA de 42,8 millones en el primer semestre de 2020. Unos resultados marcados fuertemente por la crisis del coronavirus que ha provocado una caída del mercado publicitario de más del 40% en el segundo trimestre de 2020.

Como consecuencia de este retroceso, los ingresos netos del grupo se han situado en los 375,0 millones y los gastos de explotación se han reducido un 23,8% alcanzando los 332,2 millones de euros gracias a las medidas tomadas por la compañía para frenar los efectos de la COVID-19 a corto y medio plazo, con el objetivo de mantener su actividad y los puestos de trabajo.

Y es que durante el primer semestre Atresmedia ha establecido un plan de ahorro tanto en consumo de programación como en personal y otros gastos operativos que, unido a una eficaz política comercial, ha hecho posible que la compañía lograra minimizar en parte los efectos de la crisis.

Algo a lo que también ha contribuido sin duda la estrategia de diversificación llevada a cabo por la compañía en los últimos años consiguiendo que las actividades no relacionadas con la publicidad en TV supongan ya un 23% de los ingresos en este semestre. De entre estas fuentes de ingresos destacan especialmente la venta de contenidos a terceros, los canales internacionales y Atresplayer Premium.

Lo cierto es que los ingresos netos del negocio audiovisual de Atresmedia han alcanzado en esta primera mitad del año los 350,6 millones de euros mejorando levemente los datos un mercado de televisión que ha caido más del 30% en el periodo según Infoadex. El EBITDA del negocio audiovisual del grupo se sitúa en los 43 millones de euros con un margen sobre ingresos netos del 12,3%, mientras que los gastos de explotación se han conseguido reducir un 24,4%, gracias a una estricta política de contención de costes y, especialmente, gracias al ahorro en la programación de todos los canales de la compañía.

Sigue leyendo

Lo más leido